lunes, 30 de abril de 2012

Viernes de San Reacción

La burguesía española está dispuesta a sacarnos los hígados. Ya lo dijo Rajoy, lo mismo dan cinco manifestantes que cinco millones, cada viernes en consejo de ministros vamos a tener sorpresas. La "agenda reformista" es como la vida misma, no se detiene. Para este viernes ya nos adelantan una "liberalización" de empresas públicas. Suponemos que serán las Loterías, AENA, RENFE... en fin, alguna de las pocas que quedan. En realidad ya está todo más que liberado, libérrimo cual pajarito en el aire, solo falta por malvender a la abuela y al canario. 

Parece que el debate se centra ahora entre la austeridad y el crecimiento. Este falso debate quiere hacerse pasar como una pugna entre la versión liberal, la austera, y la versión socialdemócrata, la partidaria del crecimiento. A nosotros ni nos va ni nos viene semejante debate tramposo. Las condiciones para estrujar a la clase obrera ya están bien sentadas, y fue el PSOE quien comenzó apretando, no se nos vaya a olvidar. La burguesía está haciendo pagar a los obreros esa "fiesta que ya se acabó", que la señora Merkel decida soltar algo de pasta pública no cambiará el escenario, tendremos que enfrentarnos igualmente al mercado de trabajo basura existente, nos jubilaremos a los 67 con suerte, pagaremos mucho más por la atención sanitaria, la comida, la luz, el agua... seguiremos sin poder acceder a una vivienda, la educación pública será un tugurio y cada vez más cara, en fin, sumen todo eso y después miren sus carteras, entenderán que ya se dictó sentencia para nosotros.

¿Cuánto tiempo creen que tardaremos en regresar al Pleistoceno? Así de viernes santo en viernes santo, de reforma en reforma, lo mismo resucitan los dinosaurios. De seguir así el Borbón no podrá cazar elefantes en Boswana, tendrá que dedicarse a los mamuts. Como solución al problema de la vivienda regresaremos a las cavernas, como ropa usaremos pieles de conejo, para comer lo que se pesque en los riachuelos, para sanarse el brujo de la tribu, para educarse los bailes regionales y para alimentar nuestros espíritus nos contentaremos con el arte rupestre... tal vez funcione si lo hacemos en nombre de la ecología, si al final todo es por nuestro bien. Por si no se han dado cuenta, la burguesía como clase ha cumplido ya su papel en la historia. No tiene absolutamente nada que ofrecer salvo reacción. Eso es lo que nos prometen demostrar todos los viernes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada