martes, 22 de marzo de 2011

Algunas reflexiones en torno al asunto libio

¿Población civil?

Una de las excusas más aireadas por los medios de propaganda de los demócratas liberales para injerir en los asuntos de Libia se trata de las supuestas agresiones que los leales al gobierno cometen contra la "población civil". Lo curioso es que esa población civil agredida de la que nos hablan está armada con fusiles, ametralladoras, tanques, tanquetas, trazadoras antiaéreas, lanzagranadas, RPGs... No parecen desvalidos civiles a los que hay que liberar de las garras de un gobierno asesino.

Aquí vemos a la "población civil" con granadas:


Y aquí con "maquinaria pesada":


Esta "población civil" de la que hablan no es más que una parte del conflicto por el cual "Occidente" ha tomado parte.

¿Dónde están los diez mil muertos?

El señor Al Shanuka, libio y presidente de la Comisión de Justicia y Democracia de la Corte Penal Internacional, manifestó antes de que los imperialistas comenzasen a bombardear Libia que unos diez mil libios habían sido asesinados. 

Ciertamente no puedo explicar cómo no se han logrado fotos de tal cantidad de cadáveres cuando los "rebeldes" tienen todo de su parte para obtenerlas, incluso ciudadades bajo su gobierno y con medios extranjeros pululando por allí libremente.

Es lógico que haya bajas en una guerra. Cuando unos señores deciden alzarse en armas y tomar ciudades siempre hay asesinatos. Lo que parece ser falso son las supuestas matanzas masivas de las que nos hablaban y que explicarían la intervención imperialista.

Todo para el pueblo...

Dentro de la izquierda Occidental suele dominar una terrible y contraproducente mojigatería de ONG subvencionada. Solo hace falta mentar la palabra "pueblo" para que salte el piloto automático de las consignas.

El concepto "pueblo" es oscuro y confuso. ¿Qué entendemos por pueblo? ¿Todo lo que haga el pueblo debe ser apoyado? ¿Incluso cuando ese pueblo pretende el regreso de una monarquía vendida a intereses extranjeros? ¿Incluso cuando jalean los bombardeos contra su país? ¿También cuando rechazan cualquier solución dialogada como la propuesta por los países del ALBA? ¿Cuando se reúnen con el pequeño Napoleón Sarkozy para pactar el reparto de la tarta?

No olvidemos que ni siquiera la condición "revolucionaria" que algunos se empeñan en asignarles les haría mejores en principio. Los fascistas hilaron fino cuando afirmaban la necesidad de vencer a los comunistas en su propio terreno, el de la revolución. Ahí está el caso polaco de Solidaridad con su estética "revolucionaria" bendecida por el papa y Occidente, o las más recientes revoluciones de colorines acontecidas por el Este (1).

La izquierda ha asumido los conceptos del enemigo de clase

Una de las tragedias de la izquierda, síntoma inequívoco de su decadencia, es la adopción casi dogmática de los conceptos del enemigo y por tanto de la explicación del mundo a través de su pensamiento. 

El caso de la democracia liberal es paradigmático. La mayoría de los izquierdistas han asumido que todo modelo que se escape del parlamentarismo burgués es totalitario y liberticida, y por lo mismo todo lo que venga de ese "régimen" tendrá que ser necesariamente falso y malo. 

Ahora le tocó a Libia, pero con ese mismo argumento podrían juzgarse democracias populares como la cubana o democracias participativas que caminan hacia el socialismo como la venezolana.

Hasta que la izquierda no sea capaz de construir sus propios conceptos (o de recuperarlos) y de enfrentarlos a los del enemigo no hará otra cosa que dar palos de ciego, o lo que es peor, tirar piedras contra su propio tejado, llegando incluso a apoyar intervenciones imperialistas en nombre de la democracia.

¿República "rebelde" dentro del territorio libio?

Parece ser que los imperialistas sufren disensiones en torno a quién capitaneará la guerra. Si además tenemos en cuenta que las guerras no se ganan por el aire, que toda guerra se decide en el cuerpo a cuerpo, y que los llamados rebeldes no parecen estar en disposición de tomar el control de todo el país, una posibilidad sería la creación de una nueva república dentro de Libia bajo gobierno de los alzados, que además coincidiría con la zona rica en petróleo. 

Esto solucionaría dos problemas de un tiro: el petróleo y el tiempo. Los imperialistas no parecen querer que este conflicto se alargue ni que el "gallinero" se les alborote en exceso.

Nota:

(1) Sobre las revoluciones de colorines aconsejo ver este documental: Estados Unidos: la conquista del Este.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada