martes, 23 de octubre de 2012

El hundimiento del PSOE

El circo electoral pasó, próxima parada Cataluña, y como pronosticamos hace meses el PSOE lejos de remontar el número de votos sigue hundiéndose en su propia impostura. Y no porque el PP esté fuerte, al contrario, en tan solo nueve meses de gobierno su descrédito avanza. Perdió Andalucía y Asturias cuando se daban por ganadas, ganó en Galicia, pero con casi 150.000 votos menos respecto a las anteriores elecciones, y en Euskadi aparece como la cuarta fuerza y bajando. Más que nueve meses parecen nueve años los que lleva de gobierno. Pero los voceros de la burguesía no son estúpidos, se preocupan especialmente por la debacle del PSOE, no por la del PP,  y hacen bien preocupándose, porque no se trata de un partido cualquiera, el PSOE es la apuesta de la burguesía, su pieza clave. Hagamos un poco de memoria.

El PSOE fue un partido sin relevancia alguna en la resistencia antifascista durante la dictadura del general Franco, dicha resistencia corrió principalmente a cargo de los comunistas.  Es verdad que después todos eran muy demócratas, pero cuando los militares controlaban el régimen quienes dieron la cara luchaban con la hoz y el martillo por bandera. La clase obrera estaba organizada en torno al PCE, lo cual suponía un serio problema para una burguesía que pretendía incorporarse a Europa una vez muerto Franco. Dicha incorporación exigía ciertos requisitos formales, ciertas reformas, como por ejemplo permitir votar a los obreros. La burguesía pues tuvo como objetivo principal desmantelar la organización obrera para a continuación dejarles votar ya sin peligro. Era necesario atacar por ambos flancos. Por ello se usó, no solo al propio régimen fascista, sino también a traidores dentro del PCE y a un PSOE renacido de sus cenizas, luego veremos cómo renació este fénix.

Hay quien piensa que la organización de los obreros se esfuma a base de represión. Pero eso no es cierto, nuestros iguales se crecen en la adversidad, una vez establecida la voluntad de ser libres no se termina con ella fusilando y encarcelando solamente, hay que ir a la raíz, prostituir su organización, privar a los obreros de su instrumento fundamental de defensa, en este caso el PCE. Los encargados de esta operación fueron Carrillo y sus secuaces, quienes desde dentro minaron las bases de un partido con una trayectoria heroica y una línea revolucionaria consecuente, transformando al comunismo en un gatito inofensivo que se arrodilló ante la oligarquía. Con frecuencia se dice que esta era la única posibilidad, que de otro modo no hubieran sido legalizados. Esto es rotundamente falso porque el objetivo no era ese, de qué sirve presentarse a unas elecciones cuando previamente has renunciado a todos tus principios. Eso significaba el principio del fin, como se demostró después. Quienes llevaron al PCE por semejantes derroteros lo sabían perfectamente.

Al mismo tiempo que los carrillistas enredaban en el PCE, unos muchachos con el visto bueno de la dictadura, Felipe González y compañía, se hacían con el control del PSOE. La jugada estaba clara, eliminar la opción comunista ofreciendo a los obreros un supuesto socialismo democrático y moderno. Pero en las democracias burguesas no se gana con buenas intenciones, hace falta dinero, mucho dinero, y ahí estuvo el imperialismo de la mano de la socialdemocracia alemana para sufragar el renacimiento del fénix. A pesar de su renuncia al marxismo, el PSOE se vio obligado durante unos años a mantener una retórica izquierdista fuerte, era lo que exigía el guión, al fin y al cabo tenían que ganarse a la clase obrera, entonces no mostraban miedo alguno en dirigirse a los obreros. Según cuenta Vicent Navarro, que se mueve por esos cenagales, hoy ya no quieren ni oír hablar de ese tipo de expresiones, incluso el término trabajadores les parece fuera de lugar. Y con el cambio de retórica vino el cambio de vestuario, de las chaquetas de pana pasaron a los trajes a medida, toda una refundación.

Este cambio de vestuario no es cualquier cosa. La burguesía española se integró plenamente en el bloque imperialista europeo, había que desmantelar la industria e instalar la llamada cultura del pelotazo. Semejante operación solo se puede perpetrar con corbata, ante todo pulcritud, que diría el impostor de Bono. Los millones circulaban que ríanse ustedes del explotador chino Gao Ping. Entre tanto algunos obreros lograron colocarse en el régimen. La puta amamanta si lo cree necesario para perpetuarse. Y los hay que se venden por menos de un sueldo de policía, no se crean que hacen falta grandes lujos, una buena poltrona con su correspondiente moqueta hace perder la dignidad a más de uno. El complejo PSOE-sindicatos, eso que algunos llaman la casa común de la izquierda, colocó a todo el que tenía que colocar, las bocas se cerraron a toca teja. Es verdad que con algunos no pudieron, a esos les reservaban las cloacas del estado, lo que no fue difícil, todos los torturadores fascistas seguían en activo y al parecer tuvieron la feliz idea de trasmitir sus conocimientos antes de jubilarse. Con este comentario no se pretende describir exhaustivamente las trapacerías criminales del PSOE, necesitaríamos miles de páginas, el objetivo es que el lector pueda captar las líneas generales.

Los palanganeros del PSOE jamás admitirán que este país tras la muerte de Franco fue liderado por el PSOE, es decir, que el PP tuvo un papel secundario, y es que no podía ser de otro modo, a la burguesía le interesaban unos tipos capaces de "meternos en la OTAN fingiendo que no querían entrar en la OTAN", esa es la labor de zapa del PSOE, y hay que reconocer que supieron hacerlo magistralmente. Los populares a su lado son verdaderos niños de teta, muy torpes en el gobierno. Dichos palanganeros del PSOE, en su mayoría rabiosos anticomunistas, quieren hacernos creer que es el PP el partido que "destroza a España", los que nos arrastran al pasado, claro que de los 35 años de democracia burguesa el PP solo gobernó algo más de ocho, el resto es cosa del PSOE, en la mierda actual nos metió la burguesía española de la mano de los sociatas, su caballo de Troya. El PP es, claro está, corresponsable. Y no solo el PP, CIU, PNV y demás partidos que participan del régimen y se lucran con él. Pero esa marabunta de sinvergüenzas fue capitaneada por el PSOE. Hay que decirlo con claridad, todavía hoy tenemos que sufrir a mucho caradura que intenta chantajearnos emocionalmente. El PP no es peor que el PSOE, son socios.

La debacle del PSOE tampoco es nueva. Zapatero más que conquistar el gobierno se encontró con él tras un atentado terrorista y una fenomenal campaña de agitación y propaganda llevada a cabo por los medios de comunicación afines. El PSOE era ya un partido debilitado, su empuje inicial se había esfumado entre corruptelas y crímenes. Zapatero se encargó de dar la última estocada, o mejor dicho, Zapatero se ahorcó obedeciendo los intereses de la burguesía. El PP hoy no hace más que continuar con la labor iniciada por el PSOE de Zapatero, y el PSOE de Rubalcaba como oposición no hace más que facilitar la gestión del PP. Algún tímido disenso, nada más que eso. Y no se debe a la falta de ideas, el PSOE es un partido liberal. Son liberales con retórica de ONG, nada más que eso. Sobre esas bases exigir una refundación es absurdo, una refundación hacia qué. El PSOE ya hizo lo que tenía que hacer desde posiciones keynesianas, sus inútiles planes E. Tras el fracaso de dichas medidas comenzó a recortar, es decir, a saquear a los obreros y en esas seguimos hoy. La socialdemocracia está muerta y no va a volver. Algunos se niegan a reconocerlo. Nos hablan de sangre joven, de nuevos líderes... No hay cuartas, quintas ni sextas vías, para la socialdemocracia hace tiempo que las vías le nacen muertas.

Toda esta magnifica operación de engaño iniciada con la muerte del caudillo no pudo pasar sin hacer mella en la clase obrera. Ya hemos hablado de la aristocracia obrera, cuyos componentes viven muy a gusto del teto del régimen colocados en partidos, sindicatos, fundaciones, asociaciones y demás. El grueso de los trabajadores solo pudo embrutecerse sin límites. Efectivamente, Belén Esteban bien puede ser la princesa del pueblo, y añado, así está el pueblo. Así está porque así lo han dejado. En esta orgía especuladora los obreros se vieron obligados a endeudarse hasta las cejas para sobrevivir. Mientras los salarios y las condiciones laborales no dejaban de empeorar la deuda corría, los obreros no podían comprar ni un televisor al contado, todo a crédito. Es decir, era explotado doblemente, en su centro de trabajo tanto como en la inmobiliaria o en el centro comercial. Los alquileres estaban tan altos que comprar salía a cuenta y los bancos sacaban su tajada, con la tarjeta del Hipercor se compraba la comida del mes para pagarla el siguiente y vuelta a empezar. Un aquelarre que se fue al carajo entre canciones de Bisbal y Bustamente, fútbol, programas del corazón y borracheras. El proletariado privado de su organización no es más que un manso cordero para deleite de los lobos. Un banquete en forma de desahucios, desempleo, sobreexplotación, hambre, privatizaciones... en definitiva, eso que los farsantes llaman estado del bienestar: una cola de Cáritas.

La fiesta no se acabó, tal y como afirman los chulos del capital, acaba de comenzar, solo que nosotros asistimos por el momento como espectadores de nuestra propia tragedia. En este contexto, que el PSOE se vaya definitivamente al carajo es una de las mejores noticias. Debemos esforzarnos para que así sea. Acabar con esta organización que tanto daño ha hecho a la clase obrera es imprescindible. Al mismo tiempo debemos denunciar cualquier intento de sustitución. No queremos SYRIZAS. El capitalismo tiene rostro humano, desde luego, el de un burgués chupándonos la sangre. En este país los comunistas tienen una historia de lucha ejemplar. Los obreros pueden estar orgullosos de ella y retomar su proyecto, el socialismo, la única alternativa real a un capitalismo en crisis permanente que no nos ofrece nada más que sufrimiento, un largo penar hacia ninguna parte. Reorganizar a la clase obrera es el reto. Primero los nuestros.  Después los nuestros. Y más allá también los nuestros. De eso modo nos podrán derrotar pero jamás nos equivocaremos.

16 comentarios:

  1. Magistral.
    Yo también celebro que pierda más el P$oE que el PP, así el proletariado volverá a la izquierda; Esto de los pobres de derechas no tiene mucho sentido. Y con el tiempo, debe caer también el PP, puesto que terminarán por entender cual es su lugar (los currantes).

    PD: contra el franquismo, también luchó algún que otro anarquista. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, los anarquistas también lucharon. Pero no es menos cierto que su fuerza durante la guerra disminuyó, y en cambio los comunistas crecieron.

      Eliminar
  2. Magnifica descripción de la historia reciente. Si me lo permites, recomiendo el libro de Alfredo Grimaldos "La CIA en España", que habla de estos temas y desmonta el monumental montaje que se hizo en la falsa transición. Toda una descomunal ofensiva hacia el comunismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen libro, lo tengo enlazado en Textos.

      Eliminar
  3. En realidad son tantos los que participan en Galiza en la pantomima de las elecciones burguesas, como los que no participan (la abstención se acerca al 50%). Lo que pasa es que maquillan los resultados porque por primera vez no compatibilizan como abstención los abstencionistas residentes en el exterior que no solicitaron el derecho a voto. El PSOE perdió un 44% de los votos sobre las anteriores elecciones. EL PP perdió un 17.5% (150.000 votos menos). El PP gobierna con mayoria absoluta con tan solo el apoyo del 24.25 % de los gallegos. El total de las fuerzas parlamentarias de derechas e izquierdas sistémicas apenas suma un 47% de los votos. Están legitimados los gestores de la dictadura capitalista?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, se encargan de ocultar estos datos.

      Eliminar
  4. El problema es que mientras el PSOE se hunde los partidos de izquierda ocupan su lugar en el espacio socialdemocrata, porque ni IU ni AGE ni Bildu son una alternativa realmente de izquierda transformadora y revolucionaria. Asi que, llamemosle x, pero al final sigue siendo casi lo mismo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veremos, de momento ese lugar no lo han ocupado, el PSOE todavía no tiene sustituto oficial.

      Eliminar
  5. ¡¡¡Escueto, centrado en lo principal y certero!!
    felicitaciones!!! Bien comunicado y expuesto para que lo entiendan todos.
    Si bien es cierto lo que dice el camarada Jose-Luis Forneo, que Izquierda Unida,no es ejemplar ni sirve para apenas algo, y ahí está Andalucia, y Valderas.
    Pero X ya deja claro que no nos fiamos ni queremos ni SYZIRAS ni puñetas travestidos de esos, tal que Le Front de Gauche" de Jean-Luc Mèlenchon, que además propugna un acción de la OTAN en Siria para aniquilar-- liberarse del régimen, habla él--- Siria , su gobierno y su pueblo, a la guisa de Libia, Iraq, Afghanistan, etc.¡¡¡Estos Trotskistas, siempre el caballo de TROYA del Imperialismo y del Fascismo, si es menester!!
    Y Syriza está infestado de Trotskistas, los enemigos dapitalista.e la revolución y pioneros en reventar cualquier avance anti-capitalismo.
    SALUT!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La crisis es tal que solo es cuestión de tiempo que las operaciones de distracción fracasen como los anteriores partidos. Está por ver qué es lo que la burguesía va a hacer para salir del foso.

      Eliminar
  6. "Jean-Luc Mèlenchon, que además propugna un acción de la OTAN en Siria para aniquilar"

    De dónde sacaste esto?

    ResponderEliminar
  7. Sois unos machistas que intentais hacer invisible a la mujer mediante el lenguaje. ¿Qué es eso de teto?.....Os lo voy a decir: una forma que tiene esta sociedad machista y patriarcal de ocultar el valor de la mujer. Que asco de machismo y de machistas.

    ResponderEliminar
  8. Ole, ole y ole.... y lo dice alguien que se creyo al PSOE, hasta que pudo comprobar, desde dentro, como las mismas estructuras están hechas para que sea imposible adecentarlo.

    Enhorabuena por el escrito, y por la información. Os sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no tiene importancia, millones de personas honestas votaban o votan por el PSOE.

      Un saludo y gracias.

      Eliminar