domingo, 20 de junio de 2010

Discurso de Molotov

Molotov informa por radio a la población de los motivos de la declaración de guerra. En Moscú, a 22 de junio de 1941.

Ciudadanos de la Unión Soviética: el gobierno soviético y su líder, el camarada Stalin, me han autorizado a formular la declaración siguiente:

Hoy a las cuatro de la mañana, sin que ningún tipo de exigencias se hayan presentado en la Unión Soviética, sin una declaración de la guerra, las tropas alemanas han atacado nuestro país, han atacado nuestras fronteras en muchos frentes y han bombardeado con sus aeroplanos nuestras ciudades: Zhitomir, Kiev, Sevastopol, Kaunas y algunas otras, han asesinado y herido casi a doscientas personas.

Ha habido también ataques aéreos y de artillería enemigos que provenían de los territorios rumano y finlandés.

Este ataque imprevisto sobre nuestro país es una perfidia sin par en la historia de las naciones civilizadas.

El ataque contra nuestro país se ha perpetrado a pesar del hecho de contar con un tratado de no agresión que había sido firmado entre la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y Alemania y de que el gobierno soviético se ha mantenido lo más fiel posible a todos los puntos de ese tratado.

El ataque sobre nuestro país ha sido perpetrado a pesar del hecho que durante el período de aplicación de ese tratado, el gobierno alemán no ha podido encontrar los argumentos para manifestar una sola queja contra la URSS en lo que concierne a la observancia de ese tratado.

Toda la responsabilidad de ese ataque rapaz sobre los territorios de la Unión Soviética corresponde completamente a los gobernantes de la Alemania fascista.

A las 5:30 de la mañana –es decir, después de que el ataque hubiese sido perpetrado-, Von der Schulenburg, el embajador alemán en Moscú, a nombre de su gobierno me ha confirmado, como Comisario del Pueblo de Asuntos Exteriores, que el gobierno alemán ha decidido iniciar la guerra contra la URSS debido a la conexión con la concentración de las unidades del ejército rojo cerca de la frontera oriental de Alemania.

En respuesta a esto, le he indicado en nombre del gobierno soviético que, hasta el último momento, el gobierno alemán no había presentado ninguna reclamación al gobierno soviético, y que Alemania ha atacado a la URSS a pesar de la posición pacifista de la Unión Soviética, y que por esta razón la Alemania fascista es la agresora.

Por indicaciones del gobierno de la Unión Soviética también le he indicado que en ningún momento nuestras tropas o nuestra fuerza aérea ha cometido violación de las fronteras y por lo tanto la declaración que se hizo esta mañana por la radio rumana afirmando que un avión soviético había caído incendiado en un aeródromo rumano no es más que una mentira y una provocación maliciosa.

Es asimismo una mentira y una provocación la declaración realizada en el día de hoy por Hitler, que está tratando tardíamente de inventar acusaciones que impliquen a la Unión Soviética en el incumplimiento del pacto soviético-alemán.

Ahora que el ataque contra la Unión Soviética ya se ha cometido, el gobierno soviético ha ordenado a nuestras tropas repeler el asalto predatorio y expulsar las tropas alemanas de nuestro territorio.

Nos han forzado a entrar en esta guerra, pero no han sido los ciudadanos alemanes, ni los trabajadores alemanes, ni los campesinos y los intelectuales, que entendemos son los que sufren, sino por la pandilla de dirigentes fascistas sanguinarios de Alemania que han esclavizado a los franceses, checos, polacos, serbios, noruegos, belgas, daneses, holandeses, griegos y otras naciones.

El gobierno de la Unión Soviética expresa su incondicional confianza que nuestro valeroso ejército y marina y los halcones valientes de la fuerza aérea soviética ejecuten con honor el deber de defender a la patria y ala gente soviética, e infrinjan un soplo machacante sobre el agresor.

Ésta no será la primera vez que nuestro pueblo ha tenido que ocuparse del ataque de un enemigo arrogante. Durante la invasión napoleónica de Rusia nuestro pueblo reprimió la guerra, y Napoleón sufrió una derrota y eso supuso su condena.

Igual ocurrirá con Hitler, que en su arrogancia ha proclamado una nueva cruzada contra nuestro país. El Ejército Rojo y nuestro pueblo emprenderán otra vez la guerra victoriosa para la patria, para nuestro país, para el honor, para la libertad.

El gobierno de la Unión Soviética expresa la convicción firme de que el pueblo entero de nuestro país, todos los trabajadores, los campesinos y los intelectuales, hombres y mujeres, serán conscientes de sus deberes y realizarán su trabajo. Nuestra gente debe ahora mostrarse sólida y unida como nunca antes. Cada uno de nosotros demanda de la necesidad de patriotas soviéticos verdaderos, para prever todas las necesidades del ejército, de la marina y de la fuerza aérea rojos, de asegurar la victoria sobre el enemigo.

El gobierno les llama, ciudadanos de la Unión Soviética, para unirse alrededor de nuestro glorioso partido bolchevique, alrededor de nuestro gobierno soviético, alrededor de nuestro gran líder y camarada, Stalin. La nuestra es una causa honrosa. En enemigo será derrotado. La victoria nos pertenece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada